El día a día, la rutina, el trabajo y todo lo que lleva consigo la vida diaria de un individuo puede desencadenar en un estrés físico y mental, lo que trae como consecuencia la pérdida de salud, que nuestro cuerpo deje de tener una imagen agradable…leer másCombatir esto junto a una buena alimentación y un buen trabajo físico sólo nos ocupa 60-90 minutos diarios de entrenamiento y una alimentación adecuada. He aquí algunas pautas sobre una Alimentación Adecuada:

¿CUÁNTO COMER?

 – Dejando de lado los mitos sobre hidratos y proteínas, que son muchos los que circulan y hacen confundir más que ayudar, nuestra alimentación debe basarse en el gasto calórico diario.

– Si gastamos de promedio diario entre 2.000 y 2.400 calorías, no podemos consumir 3.000 calorías si lo que pretendemos es bajar de peso o mantenernos en forma; tiene que haber una relación directa entre lo que ingerimos y lo que gastamos.

DIVIDIR LAS COMIDAS.

– Es importante dividir las comidas del día. Se recomienda hacer entre 5 ó 6 comidas diarias. Comer cada 3-4 horas es lo aconsejable, para poder así mantener nuestro metabolismo activo y acelerado.

 – De nada sirve comer 3 veces al día si lo que deseamos es bajar de peso o mantenernos bien físicamente.

– Esta comida tiene que estar compuesta por hidratos de carbono (pasta, arroz, avena, patatas…) y proteínas (pollo, ternera, pescados…).

CONTROL.

 – Los lácteos son un alimento muy importante debido a su aporte de vitaminas, calcio, hierro, pero también deben ser controlados, ya que ayudan a mantener un nivel de grasa alto en el cuerpo. Es por ello que se aconseja incluirlo en la dieta con moderación.

– En cuanto a las bebidas que tienen azúcar y los zumos ya preparados (éstos contienen un alto nivel calórico y de azúcar), es preferible que nos hagamos nuestros propios zumos.

– Los hidratos de carbono (pasta, arroz, pan, cereales, harinas, etc.) son nuestra fuente de energía; por lo tanto, no podemos evitarlos, pero si controlarlos y seleccionarlos. De las 5-6 comidas diarias, es importante que por lo menos 3 de ellas presenten un aporte de hidratos de carbono moderado, para generar energía y, en el resto de las comidas, se debería ir disminuyendo la cantidad hasta llegar a nuestra cena con “cero” hidratos de carbono.

– La hidratación es otro punto importante a controlar. Sabemos que nuestro cuerpo es aproximadamente un 80% de agua, por lo que beber líquidos es vital para nuestro organismo. El agua limpia, depura y genera muchos beneficios; beber entre 2 y 3 litros diarios es lo aconsejable.

“Si comemos mal, nos veremos mal, pero si comemos bien será lo contrario…, somos lo que comemos….”.

 Marcos Schanz

Instructor y Entrenador Personal

Mega Sport Centre

Deja un comentario